Queja sobre la insuficiencia metodológica del informe pericial

Queja sobre la insuficiencia metodológica del informe pericial

Caso de agresión sexual a menor de edad | Jurisprudencia


 

En su Sentencia STS 138/2024 de 15 de febrero, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo trata un recurso sobre un caso de agresión sexual a menor de edad, en el que la sentencia que resolvió el recurso de apelación valida la existencia de elementos de corroboración periférica y rechaza la queja sobre la insuficiencia metodológica del informe pericial prestado por las dos psicólogas intervinientes, Tania y Valentina, quienes explicaron en el plenario que en base a la técnica administrada (CBCA), el número de criterios que cumple la declaración de la menor (15 de 19) sobrepasa los exigibles para alcanzar descartar la tendencia a la fabulación y la motivación secundaria.

El razonamiento mediante el que el Tribunal Superior de Justicia constata esos elementos de corroboración probatoria y avala la apreciación verificada en la instancia resulta, a juicio de esta Sala, inobjetable: “… aprecia también el tribunal de instancia corroboraciones periféricas que contribuyen a dotar de fiabilidad a dicho relato.

Datos que, además, surgen de diversas fuentes probatorias. Así, por un lado, a través de la información proporcionada por el testimonio de la madre de la menor confirmando el contexto y circunstancias de las relaciones y visitas de su hija al domicilio del acusado y, muy especialmente, sobre la forma y la espontaneidad en que ésta reveló a su madre los actos de los que había sido objeto por parte del acusado.

Por otro lado, a partir de los hallazgos y apreciaciones contenidas en el informe pericial elaborado por el Proyecto Luz, cuyas redactoras comparecieron en plenario para dar cuenta de lo apreciado en sus entrevistas con la menor.
 

queja sobre la insuficiencia metodológica del informe pericial

Queja sobre la insuficiencia metodológica del informe pericial

 

Datos que apuntan a la inexistencia de alteraciones que impidieran a la menor discernir entre verdad y mentira; a la constatación de un nivel de expresión y comprensión, razonamiento y conocimiento a nivel sexual acordes con su edad; a la no apreciación de sugestiones o interferencias de terceros en el relato de la menor; y a la apreciación de sintomatología postraumática consistente con los hechos narrados por la menor”.

Sigue razonando: “…baste ahora con señalar que las objeciones que se vierten en el recurso sobre determinados extremos del informe pericial (ausencia de un análisis más exhaustivo sobre la sugestibilidad (sic) de la menor, las respuestas de la menor sobre sus recuerdos más infelices, sus espontáneas protestas de estar diciendo la verdad o las valoraciones de las sicólogas sobre el tono lastimero empleado por la menor) son meras apreciaciones subjetivas del recurrente carentes de valor en sí mismas y mucho menos si sedes contextualizan del resto de hallazgos, descripciones y conclusiones que se recogen en dichos informes”.

No existen, en definitiva, datos que debiliten la consistencia de los elementos de prueba sobre los que se ha asentado el juicio de autoría.

La sentencia recurrida ha ponderado la congruencia con la que esos datos han sido valorados en la instancia y ha examinado, con un discurso racional plenamente ajustado a las exigencias constitucionales, la concurrencia de elementos de cargo de valor inequívocamente incriminatorio.

Ha analizado también la legalidad de la prueba constituida desde la perspectiva del respeto al principio de contradicción y la prueba de descargo hecha valer por la defensa…«DESCARGAR SENTENCIA COMPLETA»
 


GPF – Gabinete Pericial Forense | Queja sobre la insuficiencia metodológica del informe pericial